La idea de celebrar el Día Mundial del Agua se origina de la conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo en Rio de Janeiro en 1992, después de la cual la Asamblea General de la ONU dedico el 22 de marzo a actividades relacionadas a la conservación y al desarrollo de los recurso hídricos.

Su objetivo es promover una comprensión global mayor sobre la necesidad de un uso más responsable del agua y la conservación de esta.

A partir del año 2000, este Organismo Operador ha conmemorado el Día Mundial del Agua 22 de marzo, para lo cual organiza diferentes actividades educativas y recreativas tales como concursos de murales, carteles, dibujo, secuencias, comerciales y foro alusivos al tema del agua.